Blogia
Blog Juvenil Cristiano

Meditaciones

Memorización

Memorización

A lo largo de nuestra vida memorizamos infinidad de datos: Nombres, edades, fechas de nacimiento, frases, canciones, poemas, películas, direcciones, etcétera, etcétera, etcétera… la lista puede seguir interminablemente.  

Muchas de las cosas que yo he memorizado no me han sido útiles, incluso puedo decir con total seguridad que son basura. Por ejemplo: Sé de memoria algunos programas de Los Simpson que veía vez tras vez cuando era niño, sé de memoria la letra de muchísimas canciones que he escuchado desde hace años y los nombres de los grupos que las cantan, sé de memoria también los horarios de parte de la programación que pasan por T.V. 

En fin, esto lo menciono porque hace un par de meses que he dedicado un poco de mi tiempo a memorizar cosas realmente importantes. En la Escuela Dominical estamos estudiando Efesios y un reto que se lanzó al comenzar el trimestre fue la memorización de este libro!!  

Al principio parecía una misión imposible pero ahora que concluye el trimestre me siento contento por haber tomado el reto. Todavía me fallan algunas cosillas, sin embargo, el memorizar de esta forma me ha ayudado a entender mejor el pasaje, a meditar en él durante el día y a ser más consciente de la importancia que tiene la Palabra de Dios en la vida diaria. 

¿Cualquiera puede memorizar? Yo creo que sí, sin embargo, a unos nos cuesta más trabajo que a otros, pero a fin de cuentas todos podemos hacerlo. Piensa en la cantidad de cosas que te sabes de memoria y verás que si lo pones en una balanza el memorizar un libro de la Biblia te parecerá poco. 

¿Es recomendable memorizar de esta forma? Desde mi punto de vista, sí lo es. Puedes empezar poco a poco o tal vez puedes ir memorizando un versículo cada día, al final del año ya sabrás 365 versículos de memoria!! 

¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Salmos 119:97 

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él esta escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.  Josué 1:8  

Espero que también tú puedas tomar este reto como algo personal. Que el Señor te ayude a memorizar su Palabra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Ser cristiano

Ser cristiano

Hace tiempo escuché que estaba de moda ser cristiano. En ocasiones este título es utilizado indistintamente para referirnos a “alguna persona”. Preguntando a compañeros en la escuela, muchos se consideran a sí mismos cristianos, aunque nunca han tenido un encuentro personal con Cristo, lo toman como una cuestión cultural.    

Me detuve un momento a pensar y me di cuenta que a veces yo también minimizo el significado del título, o sea, no estoy consciente de lo que implica el título. Básicamente pienso en 3 cosas: 

  • Pertenecer a Cristo
  • Seguir a Cristo
  • Llevar el nombre de Cristo

Un cristiano ejemplar debe proclamar con su vida estos 3 puntos. En primer lugar el hecho de tener como Dios y Salvador a Jesucristo, en segundo lugar el caminar por el Camino que Cristo marcó y, finalmente, saber que el estandarte que lleva para proclamar es el nombre más Sublime del Universo: Jesucristo. 

Tristemente la realidad de nuestras vidas muchas veces es otra, pues logramos pasar desapercibidos en esta sociedad decadente. 

Señor Jesús: Por favor perdóname por ser un cristiano sin impacto en los que me rodean, por vivir la vida cristiana fríamente y por no valorar la grandeza de tu Nombre, el cual me has dado para que lo porte. Ayúdame a caminar siempre por la senda de tu amor y a reflejar tu Gloria en cada paso que doy. No permitas Señor que viva de otra forma.  Te lo ruego en tu Santo Nombre.  Que así sea - Amén.

Rostros hermosos

Rostros hermosos

Conozco personas que invierten mucho dinero en cosméticos, tratamientos faciales y cientos de artículos para lucir más bellas. “El mundo de hoy lo exige”, es la justificación a sus esfuerzos, y “yo lo valgo” es la bandera que predomina. 

No sé mucho de tratamientos de belleza ni tampoco soy muy meticuloso en el cuidado facial, pero creo que el arreglo personal es importante pues habla mucho de nosotros. También nuestro rostro habla mucho de nosotros, ¿Cómo puedo mantenerlo bello? He aquí un consejo: 

“El corazón alegre hermosea el rostro” Proverbios 15:13 

¿Pensaste que te iba a dar una receta secreta para que te la untaras en la cara? Pues no, es más profundo que eso.

Las personas que mantienen la alegría en el corazón la reflejan en su cara, y aunque no sean estéticamente los más bellos del mundo, sus rostros son agradables y hermosos para quienes los rodean.

Un rostro alegre es un rostro radiante, pues refleja la dicha de su corazón. La dicha del corazón es el resultado de una estrecha comunión con el Señor.Este es un proceso que va de lo interior a lo exterior, y no al contrario como nosotros estamos acostumbrados, pues generalmente tratamos de vernos bien para sentirnos alegres, pero esta alegría es vana y superficial. 

Las personas más hermosas que conozco son aquellas que gozan diariamente la presencia del Señor en sus vidas. 

Busquemos tener un corazón alegre que nos ayude a lucir un rostro hermoso.

Pornografía y Masturbación (Parte II)

Pornografía y Masturbación (Parte II)

Hombres y mujeres reciben ataques en lo relacionado al sexo, aunque con enfoques diferentes. Los hombres son más vulnerables a la vista, mientras que las mujeres lo son a las fantasías, historias e imaginación. Ambos sostienen una lucha en sus mentes.

¿Cómo puede el creyente enfrentar esta lucha?

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”. Efesios 4:22-24

Despojarse es abandonar los deseos, las metas, las costumbres y los hábitos carnales.

Renovarse implica ver las cosas desde un punto de vista diferente. Es dejar a un lado lo que YO pienso y mirar lo que la BIBLIA enseña.

Vestirse es una práctica diaria, es buscar las cosas celestiales, llenar mi vida con lo que el Señor me da.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento…” Romanos 12:2

No te amoldes a este mundo, no te conformes con lo que te ofrece. No porque “todos” hagan o piensen algo significa que tú también debes hacerlo. Debes de tener un pensamiento nuevo en lo relacionado al sexo.

Desecha los pensamientos como:

No puedo.

Es más fuerte que yo.

De vez en cuando no es tan malo.

Prefiero hacer esto que caer en fornicación o adulterio.

Etc. ¿Acaso Filipenses 4:13 no se escribió para ti?

“Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” Filipenses 4:8

¿La pornografía o la masturbación tienen algo de verdadero? ¿Hay virtud alguna en ello? ¿Son de buen nombre, es digno de alabanza?

Una última recomendación: Disciplina tus pensamientos. No des concesiones a tu mente, ni dediques tiempo a pensar en cosas que te acarrean pecado.

Recuerda: La batalla se gana o se pierde en la mente, renuévala.

Pornografía y masturbación (Parte I)

Pornografía y masturbación (Parte I)

Hace algunos días, en la reunión de jóvenes de mi congregación, se invitó a un hermano para hablar de este tema. El título es muy fuerte y tal vez cause incomodidad en alguien, sin embargo, es una realidad en nuestra sociedad y es un problema con el que muchos cristianos luchan secretamente. 

En primer lugar me gustaría que conocieran algunas estadísticas que nos compartieron en este estudio, son cifras alarmantes: 

  • Hollywood produce 11,000 “películas para adultos” al año. Veinte veces más que su producción regular.

  • 20% del contenido en Internet es pornográfico. Esto representa más de 2 millones de sitios, con 2,500 sitios nuevos incorporándose cada semana.

  • El sitio de la revista Playboy recibe en promedio 5 millones de visitantes al día.

En Estados Unidos a un grupo de cristianos se les aplicó una encuesta relacionada con los pecados sexuales y los resultados fueron los siguientes: 

·         La mitad de los asistentes a los eventos Guardadores de Promesas admitieron haber visitado un sitio pornográfico “la semana anterior”.

·         4 de cada 10 pastores han visto pornografía en Internet.

·         De cada 10 cristianos, 6 admiten enfrentar un problema de inmoralidad sexual. 

En México el problema es igual o más grande. Diariamente somos bombardeados por publicidad con un gran contenido sexual y se nos educa para ver la masturbación como una “práctica saludable”, de tal forma que el creyente no solo lucha con su carne, sino también con un sistema ideológico.

Adicción al Messenger

Adicción al Messenger

Desde hace ya algunos años que el correo electrónico, el Chat y la comunicación a través de Internet se han popularizado grandemente.

Cuando me compraron mi computadora con conexión a Internet, lo primero que hice fue obtener mi correo electrónico y descargar el Messenger. Durante horas estaba en frente del monitor chateando con compañeros de la escuela, brothers de la Iglesia e incluso con gente desconocida.  Fui avanzando en las versiones y descargando las más actuales. Me gustaba mucho conseguir caritas y gestos que expresaran mejor mis emociones. Intercambiaba todo lo que me parecía divertido.

Sin embargo, el problema para mí consistía en el tiempo que dedicaba a estar chateando. Había ocasiones en las que tenía que hacer tarea y al encender la computadora lo primero que hacía era iniciar sesión en el Messenger y después buscar lo que me habían pedido. A veces me dormía hasta las 3 o 4 de la mañana por estar chateando con alguien que tenía tiempo no me encontraba en la red, al otro día no me quería levantar, estaba muy cansado y no rendía al 100% pero nuevamente repetía el círculo y otra vez me quedaba chateando hasta muy noche. Lo peor es que no solamente chateaba por las noches, sino también durante el día. Cualquier pretexto era bueno para conectarme y mi tiempo libre se esfumaba frente al monitor de la computadora.

Es asombroso como una herramienta tan útil pueda convertirse en un estorbo para el cumplimiento de mis responsabilidades, ¿No lo crees? 

¿Te ha pasado algo similar?

¿Cuánto tiempo dedicas a estar chateando?

¿Consideras que por estar chateando descuidas otras actividades?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Pasión por el Fútbol

Pasión por el Fútbol

No me considero un gran apasionado por el fútbol, pero debo confesar que en estos días del campeonato mundial no me perdí casi ningún juego de los que se transmitieron por televisión abierta, observé algunos resúmenes de partidos que no se transmitieron completos, veía las estadísticas, los reportajes especiales, los mejores goles, las mejores jugadas, el análisis de los partidos y hasta las reseñas de mundiales pasados. 

Hice lo posible por ver cada partido de México. En el  primero, justo al terminar la reunión del domingo,  salí corriendo para saber el marcador. En los juegos que se disputaron entre semana dejé de hacer mis actividades cotidianas para verlos y en los octavos de final llegué tarde a la reunión juvenil. 

El día de la final Italia vs. Francia descansé cuando me enteré que el partido sería a las 13:00 hrs. pues no interfería con ninguna reunión en la Iglesia, pero quería que el juego se resolviera en los primeros noventa minutos porque si se alargaba más tiempo no podría verlo completo pues la Escuela dominical comienza a las 15:30 hrs. ¿Y qué creen?… se fueron a penales y yo nuevamente llegué tarde a la reunión. Definitivamente mi conducta no fue la más apropiada en este mundial. 

Muchos hermanos me comentaron que tuvieron la misma lucha que yo, en ocasiones se sentían tentados a no asistir al templo por quedarse a ver el fútbol, o se les hacía tarde por tratar de ver lo más que se pudiera del juego ¿Te ocurrió algo similar? 

Con todo este asunto del mundial y reflexionando un poco en mi comportamiento, yo me pregunto: ¿Es malo que me guste el fútbol?…  Creo que no. Sin embargo mi prioridad siempre debe estar en las actividades que me edifican, en las actividades que me nutren espiritualmente, que me hacen crecer y madurar en la fe.  

Disfruté de los partidos del mundial, me emocioné con los goles y definitivamente me hubiera gustado que México llegara más lejos en el torneo. Me gusta este deporte, pero jamás debo ponerlo antes que al Señor, ni dedicarle más tiempo que el que dedico al estudio de la Palabra, ni darle más peso que a las reuniones en la Iglesia. Debo tener presente en todo momento que no todo me edifica y que no todo me conviene. Debo cuidar más mis prioridades. 

Y tú, ¿Te consideras un apasionado por el fútbol? 

Democracia… ¿En la Iglesia?

Democracia… ¿En la Iglesia?

La Democracia es la forma de gobierno cuyo poder reside en el pueblo. Las personas de una nación eligen a sus gobernantes a través del voto.  

La decisión de la mayoría es la que prevalece y la minoría se sujeta a dicha decisión. La votación es el medio para decidir. Esto en terrenos humanos se considera un gran avance social. 

¿Es correcto someter a votación las decisiones dentro de la Iglesia? Voy a dar dos ejemplos. 

  • En una ocasión dentro de un grupo juvenil se planeó organizar una salida en un día festivo. Había tres opciones diferentes, factibles y aprobadas por los ancianos, así que se sometió a votación para decidir el lugar al que irían. Al final fueron a donde la mayoría quería ir.
 
  • Los jóvenes de una iglesia estaban en desacuerdo con las decisiones tomadas por sus ancianos y creían que las personas que estaban al frente eran incompetentes para estarlo, así que decidieron hacer una votación para elegir otros ancianos que desde su punto de vista tuvieran más capacidad para estar al frente.

 En el primer ejemplo se trata de decidir entre tres lugares para convivir, factibles y autorizados por los ancianos. 

En el segundo ejemplo se trata de decidir sobre las personas que van a pastorear la grey de Dios. Este asunto es muy delicado a la luz de la Palabra.Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta…” 1 Pedro 13: 17. “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” Hechos 20: 28 

En cuanto a las decisiones dentro de la Iglesia, podemos pensar en normas generales que se deben aplicar tanto al método para decidir como a la decisión misma.

 -        No se debe contradecir, desobedecer ni torcer ningún principio Bíblico.   

 -    Debe ir de acuerdo al ejemplo que encontramos en la Escritura.    

-    Debe ser puesto en oración delante de Dios.    

-    Debe ser respaldado y bendecido por el Señor.    

-    Debe estar dentro de la voluntad de Dios.      

El gobierno de la Iglesia descansa en Jesucristo, pues Él es la cabeza de la Iglesia, “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros” Efesios 4:11. 

Recordemos que las decisiones de la mayoría no necesariamente son las mismas que el Señor quiere. Hay asuntos que no deben someterse a votación. Pongamos atención a lo que la voz del Señor nos indica y cumplamos cada uno con nuestra responsabilidad. 

Que el Señor nos ayude a decidir (en forma y en esencia), de manera correcta en cada situación.

La comunión entre creyentes

Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

Hechos 4:44-47 

¡Así era la vida de los primeros cristianos!… ¿Puedes creerlo? 

¡Ellos tenían todas las cosas en común!... y vaya que su forma de vivir lo reflejaba, pues ofrendaban a los hermanos necesitados, pasaban tiempo juntos con alegría y con sencillez, partiendo el pan y alabando a Dios. Sus acciones y sus actitudes tenían una meta en común: Alabar a Dios. 

Yo me pregunto: ¿Qué tan lejos estamos nosotros de disfrutar de la misma comunión que tenían aquellos hermanos? 

Tal vez hoy podemos argumentar muchas cosas para explicar la forma de vida de estos creyentes: 

 -         Era el principio de la Iglesia y estaban recientes el cumplimiento de muchas profecías. 

-         Era una comunidad pequeña, vivían muy cerca unos de otros y se veían a diario. 

-         El libro de Hechos es un libro de transición y grandes cambios. 

Aún así creo que son un ejemplo digno de imitar y deberíamos procurar en la medida de lo posible parecernos más a ellos cada vez que nos reunimos. ¿No lo crees?

 ¿Crees que nos parecemos a los hermanos de la iglesia primitiva?

¿Nuestras reuniones incluyen las mismas actividades que ellos realizaban?

¿Qué es más importante en nuestras reuniones: las acciones o las actitudes? 

Que el Señor les bendiga grandemente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Comunión

Esta palabra podemos entenderla en términos generales como la relación que existe entre dos o más partes por alguna cosa en común.

 Para los creyentes la comunión se centra en la persona de Cristo, la participación de su gracia y de su salvación. 

  • El creyente tiene comunión con el Padre y con el Hijo: “… y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo”. 1 Juan 1:3
  • El creyente goza de la comunión del Espíritu Santo. 2 Corintios 13:14
  • El creyente que anda en luz tiene comunión con otros creyentes. 1 Juan 1:7

 Pero el creyente no debe tener comunión con ninguna especie de mal: 

  • ¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 2 Corintios 6: 14

 ¡Esto implica que no debo de tener cosas en común con el enemigo!

Así que ten mucho cuidado en tu vida para que no hagas ningún tipo de alianza con el enemigo ni tengas nada en común con él. Que el Señor te de sabiduría para identificar los aspectos que debes corregir.

  

"Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo." 2 Timoteo 2:19

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres