Blogia
Blog Juvenil Cristiano

Adicción al Messenger

Adicción al Messenger

Desde hace ya algunos años que el correo electrónico, el Chat y la comunicación a través de Internet se han popularizado grandemente.

Cuando me compraron mi computadora con conexión a Internet, lo primero que hice fue obtener mi correo electrónico y descargar el Messenger. Durante horas estaba en frente del monitor chateando con compañeros de la escuela, brothers de la Iglesia e incluso con gente desconocida.  Fui avanzando en las versiones y descargando las más actuales. Me gustaba mucho conseguir caritas y gestos que expresaran mejor mis emociones. Intercambiaba todo lo que me parecía divertido.

Sin embargo, el problema para mí consistía en el tiempo que dedicaba a estar chateando. Había ocasiones en las que tenía que hacer tarea y al encender la computadora lo primero que hacía era iniciar sesión en el Messenger y después buscar lo que me habían pedido. A veces me dormía hasta las 3 o 4 de la mañana por estar chateando con alguien que tenía tiempo no me encontraba en la red, al otro día no me quería levantar, estaba muy cansado y no rendía al 100% pero nuevamente repetía el círculo y otra vez me quedaba chateando hasta muy noche. Lo peor es que no solamente chateaba por las noches, sino también durante el día. Cualquier pretexto era bueno para conectarme y mi tiempo libre se esfumaba frente al monitor de la computadora.

Es asombroso como una herramienta tan útil pueda convertirse en un estorbo para el cumplimiento de mis responsabilidades, ¿No lo crees? 

¿Te ha pasado algo similar?

¿Cuánto tiempo dedicas a estar chateando?

¿Consideras que por estar chateando descuidas otras actividades?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Anónimo -

Estoy de acuerdo en que a veces las personas han reemplazado las conversaciones "frente a frente" y prefieren platicar con un monitor de por medio, a veces creo que esto es un poco "frío". Yo personalmente prefiero platicar cara a cara, pero reconozco que el messenger tiene grandes ventajas como el acortar distancia y tiempo, es muy útil para estar en contacto con gente que vive lejos.

Angie -

Definitivamente algo como el MSN puede llegar a ser adictivo y desafortunadamente es una herramienta que reemplaza las relaciones personales, en el sentido de que a lo mejor te ries de lo que un amigo te cuenta frente al monitor, en vez de hacerlo frente afrente tomando un café o por lo menos por teléfono escuchando su voz. Pero lo peor de todo, es que ocupe el lugar que podrías o deberías dedicarle a Dios. Es mi opinión.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres